Injerto Capilar

Injerto Capilar Barcelona

 

Injerto Capilar en Barcelona en las mejores manos. La caída del cabello es un tema delicado que afecta tanto a hombres y mujeres. Cuando pensamos en el trasplante de cabello, es muy frecuente asociar resultados visibles poco naturales, producidos por métodos anticuados, (tales como implantes de pelo) que han dado no pocas criticas al sector. La verdad es que hoy en día existen métodos muy avanzados, que producen unos resultados excelentes.  Si se realiza correctamente, una restauración del cabello utilizando tecnología de última generación produce unos resultados en los que no se aprecia la diferencia del cabello original, sin cicatrices visibles o signos evidentes de tratamiento quirúrgico.

Los métodos modernos de restauración de cabello hacen posible que podamos conseguir un aspecto en apariencia convincente y natural, pero conseguir este tipo de resultado positivo y deseable requiere algo más que la formación médica. Obtener un resultado excelente requiere una comprensión de no solo la belleza sino de cómo crear un equilibrio y una armonía general del rostro perfecto. En Pedralbes Clinic, esto es nuestra especialidad.

 
 
 

 
 
 

 
 
 

 

Tecnica FUE

 

Con las técnicas actuales de trasplante de cabello con tecnología de última generación, ahora es posible restaurar la pérdida de cabello de una manera muy natural y con una larga duración. Nuestro centro de cirugía estética en Barcelona tiene licencia para realizar estas modernas y efectivas técnicas.

Actualmente hay dos métodos de restauración del cabello ampliamente considerados como los mejores métodos disponibles. Con ambos métodos, el concepto básico es el mismo: los folículos sanos, que son genéticamente resistente a la calvicie, se extraen de las áreas seleccionadas del cuero cabelludo. Por lo general, se toman de los lados y la parte posterior de la cabeza. La zona donde se toman los folículos sanos de se llama la “zona donante”. Estos folículos sanos son luego trasplantadas metódicamente en la zona de pérdida de cabello, llamado el “sitio receptor”. La principal diferencia entre estas dos técnicas populares es el método utilizado para extraer o cosechar los folículos sanos para el trasplante.

Su tratamiento comienza con una consulta para entender sus necesidades y definir un plan de implantación quirúrgica exclusivo para usted. Este plan establece dónde comenzará su nuevo cabello, su forma y su aspecto. Esto está diseñado para complementar sus características y darle un resultado natural y estético. A continuación, se establece el “sitio donante”, que normalmente se encuentra en la parte posterior de la cabeza. Esta zona es una zona de no-testosterona, lo que significa que los folículos pilosos sobreviven la mayor parte de su vida y son ideales para continuar su vida en el área receptiva. Se administra anestesia local para que este procedimiento sea lo más cómodo posible.

Nuestro equipo de cirujanos capilares utilizan un instrumento médico especialmente diseñado para cosechar cada unidad folicular individual. Las unidades foliculares son grupos de pelos que crecen juntos, que van de uno a cuatro pelos. Cada folículo piloso individual será seleccionado por el cirujano y extraído con una herramienta microscópica que es menor de un milímetro de diámetro. El cirujano extrae cada cabello manualmente, utilizando una precisión quirúrgica extrema para tratar de asegurar el mejor crecimiento posible. Todos los folículos se colocan en una solución especializada que imita lo máximo posible los fluidos propios del cuerpo, manteniendo el tejido y maximizando su vida. A continuación, el cirujano aplica anestesia local al área receptiva. Él y su equipo comienzan con la implantación basada en el plan de implantación que diseñó específicamente para usted. Utilizando una técnica precisa, implanta las unidades foliculares vivas en ubicaciones exactas a través de su cuero cabelludo, teniendo debidamente en cuenta la dirección en la que crece el folículo. La técnica especializada para el trasplante de cabello FUE en Barcelona permite la implantación de miles de folículos en una cirugía.

 

Tiempo de recuperación

 

Las áreas de donación y de implantación necesitan tiempo para sanar, pero el período de tiempo es relativamente corto. Al cabo de 7-10 días, las costras que se forman habrán desaparecido, no dejando prácticamente ninguna señal de lo realizado. Tras dos semanas, la mayoría de los rastros de los injertos han desaparecido por completo.

 

¿Como empezó la técnica de trasplante capilar?

 

La era del transplante capilar empezó en el año 1950, cuando el Dr Orentreich realizó el primer transplante de pelo, utilizando un punch o sacabocado de 4mm de diámetro. A partir de entonces el diámetro de los sacabocados se fue reduciendo de tamaño, para así poder obtener resultados más naturales, hasta que la técnica fue sustituida por el transplante de unidades foliculares, aproximadamente en 1990. Limmer, Rassman y Bernstein fueron los responsables de la introducción de esta técnica, aunque el problema principal es la presencia de una cicatriz de forma lineal, que resulta de la exéresis de una elipse en la zona donante (técnica FUSS). Esto lo podemos ver más en personas que llevan el cabello muy corto, o bien en pacientes  que tienen una cicatrización poco favorable o que presentan un cuero cabelludo con poca elasticidad, lo que hace que el cierre del defecto quirúrgico sea más difícil.

Los primeros artículos que mencionan extracciones de unidades foliculares aisladas con con éxito fueron publicados en el año 2001 por el Dr Ray Woods, y en el año 2002 el concepto de FUE y su descripción detallada fue dada por Bernstein y Rassman.

 

Concepto

 

La técnica FUE surge a través de la búsqueda de opciones de transplante de pelo que disminuyan al mínimo la presencia de cicatriz, creando de esta forma injertos que son idénticos a los que se obtienen de la disección microscópica de la elipse donante de la técnica FUSS.

La técnica FUE (Follicular Unit Extraction) hace referencia a la extracción de Unidades Foliculares. El concepto de unidad folicular (FU) fue definido por primera vez por Headington a nivel histológico, como aquella unidad pilo-sebácea formada por 1-4 pelos terminales y de 1 a 2 pelos vellosos. Cada unidad pilo-sebácea tiene glándulas sebáceas, un plexo neurovascular y un músculo erector del pelo, todo ello rodeado de tejido conjuntivo perifolicular.

Es un procedimiento mínimamente invasivo de transplante capilar. La técnica consiste en la extracción directa en el área donante de las unidades foliculares, con el uso de un pequeño punch o sacabocado de 0,7 a 1 mm de diámetro, siguiendo la angulación del pelo.  Este procedimento produce una mínima pérdida de pigmentación en el sitio donde se produce la extracción, y al mismo tiempo menos dolor post-operatorio en comparación con las otras técnicas. No obstante, es una técnica que requiere dedicación, habilidad y los materiales adecuados.

 

¿Cuáles son las indicaciones de la técnica?

 

  1. Pacientes que no consideran aceptable la presencia de una gran cicatriz.
  2. Individuos que tienen el cabello muy corto o rasurado.
  3. Pacientes con una alopecia limitada en la que se requiere un pequeño número de injertos.
  4. Pacientes con ausencia de elasticidad en el cuero cabelludo.
  5. Pacientes con superficie donante con varias o grandes cicatrices que hagan difícil conseguir una nueva tira de cabello. Se incluye aquí también a pacientes que tengan propensión a crear cicatrices queloideas.
  6. En el caso en que la cantidad de Unidades Foliculares en la zona donante no sean suficientes para llenar la zona receptora.
  7. Pacientes que no entra en su abanico de opciones el hecho de ser intervenidos quirúrgicamente de forma invasiva.
  8. Cuando el paciente no quiere padecer dolor durante el periodo post-quirúrgico, y desea volver de forma rápida a su actividad laboral.

 

Primera visita

 

Durante la primera visita se determinará si el paciente es un buen candidato para la cirugía, realizando un diagnóstico clínico de calidad para saber si el paciente tiene las condiciones necesarias para ser intervenido con el fin de obtener resultados satisfactorios. Según el diagnóstico, se determinará si el tipo de alopecia puede ser tratada médicamente o quirúrgicamente. En caso de ser candidato a cirugía, hay que cuantificar la densidad de las áreas donantes, con el estudio del número, tipo y grosor de los folículos pilosos. Una vez analizada la zona donante, se analiza la zona receptora, realizando un diseño de la zona a tratar.

 

Día de la intervención

 

El día de la intervención se vuelve a diseñar la zona a tratar, tal como se habló en el día de la consulta. El paciente firmará un consentimiento informado y una vez finalizado se procederá al inicio de la cirugía. El paciente será medicado para la prevención de infecciones, dolor e inflamación y será anestesiado localmente, con anestésicos de larga vida media para así poder realizar la intervención sin molestias.

En la técnica FUE es posible rapar la zona donante mediante el procedimiento convencional (de la que se obtendrán los folículos), aunque si el paciente no desea raparse la cabeza, se utilizará el procedimiento FUE con RASURADO PARCIAL , que es posible realizar en personas que presentan una longitud de cabello medio y largo.

Durante la intervención se seleccionarán y extraerán los folículos de la zona donante, conservándolos e implantándolos en la zona receptora. Es muy importante introducir el folículo sin dañar el bulbo, en el sentido y orientación adecuados. Una vez todos los folículos se han implantado de forma correcta, se da por acabada la intervención.

 

Post-operatorio

 

Durante los primeros tres días el paciente deberá de aplicar una solución salina cada hora. Los lavados, en cambio, se realizarán con betadine jabonoso, depositando siempre con cuidado la espuma y sin frotar en la zona receptora. Hay que esperar entonces unos minutos antes de enjuagar, y bajo ningún concepto se podrá masajear la zona receptora durante la primera semana. Para enjuagar, se aplica abundante agua tibia utilizando un recipiente (vaso o jarra) para evitar que caiga el afua a demasiada presión desde el grifo, ya que se podría dañar la zona transplantada.

En cambio, en la zona donante, se aplicará betadine jabonoso realizando un suave masaje de forma circular, y luego enjuagando con agua, tanto del grifo o de otro recipiente. Después del aclarado se procederá al secado de la zona con suavemente aplicando una delgada capa de crema cicatrizante.

Contacta con nosotros para más información