Liposucción de papada

La liposucción de papada es un procedimiento que ha sufrido un desarrollo importante en los últimos años. El principal objetivo de este tratamiento es la remoción de un exceso de tejido graso que se puede acumular en algunos individuos a nivel de la papada.

 

Indicaciones

La selección del candidato más apropiado para este tipo de cirugía es muy importante. Por ejemplo, no está indicado practicar la liposucción de papada de forma aislada en pacientes de edad avanzada que presentan un exceso de flaccidez y descolgamiento facial, ya que, no sólo no disminuiremos la flaccidez sino que además ésta se hará más evidente. Hay que tener en cuenta también que las personas que presentan una retrognatia importante (barbilla pequeña y hacia atrás, lo que da al perfil un aspecto de “pájaro”) se van a beneficiar poco de esta cirugía, a excepción de que parte de esta grasa liposuccionada pueda implantarse en el mentón retrognático.

 

Procedimiento

La cirugía de liposucción de papada se practica mediante anestesia local y sedación leve (comprimido de una benzodiacepina tranquilizante vía oral). La anestesia local es clave en este tipo de tratamiento, y se realiza de forma tumescente, mediante la solución de Klein, que consta de lidocaína (anestésico), suero salino (consigue “hinchar” la zona a liposuccionar, para que sea menos traumático el paso de la cánula), adrenalina (para vasoconstricción, lo que repercute en un menor sangrado), triamcinolona (para disminuir el grado de inflamación) y bicarbonato sódico. Hay que esperar unos 15 minutos tras la infiltración de la solución de Klein para poder empezar la liposucción en sí. Mediante una incisión de 3-4 mm por debajo de la barbilla se introduce una cánula de liposucción específica para la papada, respetando las estructuras subyacentes. La cánula está conectada a una jeringa de vacío con capacidad de hasta 10 mililitros. La liposucción puede durar entre 20 y 25 minutos, obteniendo volúmenes de hasta 40 mL (4 jeringas de 10 mL).

En algunos casos con retrognatia moderada es posible reutilizar la grasa liposuccionada mediante la centrifugación de la misma, obteniendo las células madre que van a sobrevivir e inyectando la grasa purificada mediante una cánula de 1,2 mm de grosor a nivel del mentón, lo que acentuará mucho más el resultado de la liposucción de papada, al crear una tensión adicional y dar una forma más armónica al perfil.

La incisión se cierra mediante un solo punto de sutura, que se retira a la semana. La recuperación suele ser excelente, muy poco dolorosa y el paciente puede reincorporarse al trabajo a los 5 días de la intervención. Pueden aparecer moratones que se reabsorben fácilmente en el transcurso de los días. La medicación prescrita en el post-operatorio requerirá de antibiótico para prevenir infección y anti-inflamatorio. El resultado final podrá verse transcurrido unos tres meses, o cuatro meses si además ha habido transferencia de grasa a nivel de la barbilla.

Contacta con nosotros para más información