Cirugía ortognática

La cirugía ortognática consigue modificar la posición de los huesos maxilares.

Ello puede dar lugar a cambios muy importantes tanto a nivel funcional (una mejor respiración, una mejor oclusión entre los dientes) como estético (un perfil más armónico, un rostro proporcionado).

Cuando la mandíbula queda por delante del maxilar superior, hablamos de perfil de clase III. Esta situación puede deberse a un maxilar demasiado pequeño o retruido, o bien a una mandíbula demasiado grande. La mayoría de las veces el tratamiento consiste en una cirugía de avance maxilar, denominada Le Fort I, practicada mediante anestesia general. Antes de la cirugía el paciente deberá de seguir un tratamiento ortodóntico durante al menos 1 año, para poder garantizar los mejores resultados.

El perfil de clase II consiste en una mandíbula que está en una situación demasiado posterior con respecto al maxilar superior, lo que suele dar un perfíl típico de “pájaro”, con poca barbilla, situación llamada retrognatismo. La corrección de esta deformidad puede llevarse a cabo mediante un avance de mandíbula (cirugía llamada Osteotomía sagital de rama mandibular) con o sin mentoplastia. Al igual que el tratamiento de los perfiles de clase III, el tratamiento ortodóntico es imprescindible para poder llevar a cabo dicha cirugía.

Contacta con nosotros para más información