Qué es el lipofilling de pecho

El lipofilling de pecho, también conocido como lipotransferencia o lipoescultura, es la técnica quirúrgica destinada a mejorar el tamaño y la forma del pecho femenino mediante el injerto de tejido graso del propio cuerpo. El objetivo final de la cirugía es conseguir unos senos naturales más acorde a la concepción actual de belleza.

Las principales indicaciones del aumento de pecho con grasa son:

– Conseguir un aumento moderado del volumen mamario.
– Corregir pequeñas asimetrías entre ambas mamas.
– Mejorar el resultado de un aumento de pecho previo mediante prótesis (corrección de rippling o doble surco).
– Mejorar resultao¡dos de cirugías reconstructivas mamarias (resección de tumores benignos o cuadrantectomías mamarias, rellenar volumen tras un explante de prótesis de pecho).
– Pacientes que deseen reducir volumen en otras áreas corporales a la vez que aumentar el pechos.

Como puedes ver, las indicaciones del lipofilling mamario son variadas y van desde correcciones de asimetrías hasta mejoras en resultados previos de aumento de pecho con prótesis. La lipotransferencia de pechos es una técnica quirúrgica precisa que no solo permite abordar las preocupaciones de volumen mamario, si se desea un aumento moderado, sino que también ofrece soluciones a desafíos estéticos complejos. Al aprovechar el tejido graso del propio cuerpo, esta técnica permite aumentos moderados y una remodelación meticulosa de la figura, disminuyendo al máximo problemas de rechazos y otros inconvenientes del aumento de pecho con prótesis mamarias.

Ver Aumento de pecho. Beneficios y desventajas

En casos de postmastectomía en reconstrucción de alteraciones de contorno creados en la mama tras el tratamiento del cáncer de mama, donde la reconstrucción mamaria es esencial, el lipofilling mamario se presenta como una opción que va más allá de la restauración del volumen perdido, ya que permite una reconstrucción que no solo mejora la estética sino que también restaura la confianza y el sentido de la feminidad.

Más información aquí

En pacientes que han sufrido una tumorectomía y radioterapia como tratamiento de un cáncer de mama, la lipotransferencia permite mejorar la estética mamaria al rellenar los defectos de contorno que la cirugía haya ocasionado. También mejora la elasticidad de los tejidos y la calidad cutánea, que se ven afectadas tras la radioterapia.

Inyectando grasa en el pecho podemos disimular al tacto los límites de las prótesis mamarias en pacientes excesivamente delgadas. También facilita la corrección de complicaciones de la mamoplastia de aumento como son el rippling o el doble surco.

Cuando una paciente desea retirarse sus prótesis de mama, el volumen perdido se puede compensar, al menos parcialmente, con un lipofilling, para evitar la pérdida total de tamaño. Hay que tener en cuenta, que el resultado final dependerá sobre todo del tamaño de prótesis que se quita.

En el caso de las mamas tuberosas (pechos en forma de tubo), esta técnica ofrece una solución prometedora para lograr un aumento de pecho natural y armonioso sin la necesidad de uso de implantes mamarios.

El lipofilling mamario es un tratamiento adecuado en aquellas pacientes que no renuncian a mejorar la forma o el tamaño de su pecho pero que no desean o pueden implantarse prótesis. También podemos utilizar una técnica mixta, que combina el relleno con grasa de la paciente con una prótesis de menor tamaño y por ello menos perceptible, consiguiendo un resultado muy natural y con menores posibles complicaciones futuras.

El aumento de senos con grasa autóloga tiene como ventaja adicional que permite modelar la figura, extrayendo la grasa de aquellas áreas en que más fácilmente se acumulan en el cuerpo de la mujer (Caderas, Flancos y Abdomen).

Como desventaja, podemos señalar que cuando hacemos un lipofilling de mamas, a diferencia de un aumento de pecho con prótesis, el transplante de grasa no debe sobrepasar cierto límite, porque es un material muy delicado y hay que asegurar un máximo prendimiento del injerto, y minimizar la aparición de efectos secundarios por lo que rara vez se podrá conseguir más de una copa o más de una talla.pecho pequeño

Quien puede realizarse un aumento de pecho con grasa propia

El punto clave de todo el estudio preoperatorio será valorar la capacidad de respuesta de tus tejidos en las áreas donantes ( elasticidad). Al realizar la liposucción necesaria para obtener el tejido graso, tu piel deberá ser capaz de retraer lo suficiente como para adaptarse a la nueva posición que quedará tras obtener el injerto graso. Como norma general, la piel que presenta estrías tendrá menos capacidad de retracción ante los cambios de volumen producidos por la liposucción.

Para obtener un aumento de una talla o talla y media de la copa de tu pecho necesitaremos entre 150 a 250 cc por cada mama. Si no se puede conseguir esta cantidad, el resultado no será lo suficientemente evidente como para que haya merecido la pena el procedimiento. No puede realizarse con grasa de otra persona.

Cómo se realiza un lipofilling mamario

La cirugía de lipofilling mamario dura entre dos y tres horas, dependiendo de la cantidad de zonas donantes que haya que usar para obtener el tejido graso. Precisa de ingreso hospitalario de al menos un día, que además se usa para proporcionarte un adecuado control analgésico en las primeras horas postoperatorias y para el diagnóstico precoz de eventuales complicaciones, si las hubiera. En evoluciones muy positivas se puede plantear el alta hospitalaria el mismo día de la cirugía, tras un periodo mínimo de observación de al menos 12 horas.

La anestesia de la cirugía de aumento mamario con lipofilling siempre será general, lo que significa que el paciente está dormido durante todo el procedimiento. Al tener que actuar en múltiples áreas anatómicas (zonas donantes y receptoras) y ser un procedimiento laborioso y largo, la anestesia general proporciona el adecuado control del dolor y hace el procedimiento más confortable sin necesidad de recurrir a elevadas dosis de anestésico local.

La cirugía de aumento de senos con grasa corporal se realiza a través de pequeñas incisiones milimétricas que permiten la entrada para las cánulas que recolectaran el injerto graso,  como en una liposucción convencional pero con una presión de succión menor y unas cánulas más finas para no dañar la célula grasa que se inyectará en el pecho posteriormente.

La grasa extraída del cuerpo contiene suero y restos hemáticos y celulares que se eliminan (usando tecnología como el Sistema Revolve)  para minimizar posibles complicaciones y mejorar el porcentaje de células que permanecen en la mamas tras la infiltración

Algunas ventajas del sistema Revolve para purificar grasa coproral

Tras el procesado de la grasa extraída el cirujano realiza unas pequeñas incisiones en el pecho para infiltrar la grasa. Se traza una red tridimensional en el pecho para que el injerto de grasa que se deposita en la lipotransferencia esté en íntimo contacto con el tejido de la mama., ya que el injerto graso ha de sobrevivir de la vascularización que tenga la zona receptora.

A pesar de tomar estas precauciones, sabemos que un porcentaje del volumen de la lipotransferencia de mama no conseguirá revascularizarse y será reabsorbido. Mediante las técnicas expuestas anteriormente conseguimos minimizar esta pérdida a menos de un 20% del volumen de infiltración grasa en la mama.

Ver estudio sobre éxito uso lipofilling

El aumento mamario con lipotransferencia no limita la capacidad de lactación al no alterar o distorsionar la glándula mamaria.

Cuando las condiciones de tu caso así lo aconsejen, se podrá plantear el aumento de senos con grasa en dos tiempos para conseguir el mayor volumen de aumento posible.

Postoperatorio del lipofilling de pecho

El postoperatorio no es especialmente doloroso, las pacientes lo refieren como la sensación que queda tras realizar una ejercicio físico muy intenso. Normalmente genera algunas molestias o dolor durante los primeros 3 a 5 días tras la cirugía. Estas molestias son habituales y controlables mediante la pauta analgésica que te dará tu cirujano.

Los primeros días es normal que la piel de los pechos esté contundida. En las zonas donde se te ha realizado la liposucción durante las primeras semanas es normal que estés inflamada y amoratada. Estas molestias son habituales y controlables mediante la pauta analgésica que te dará tu cirujano.

Tras la cirugía se coloca una prenda de presoterapia a modo de faja que actúe en aquellas zonas donde hemos obtenido el tejido graso.

A la mañana siguiente el cirujano tras revisar la zona  te colocará el sujetador deportivo y te dará el alta hospitalaria con una detallada pauta de cuidados postoperatorios para la higiene de las heridas y programará las visitas de seguimiento.

Durante el primer mes deberás llevar durante las 24 horas la prenda de presoterapia y el sujetador ortopédico. A partir del primer mes, o mes y medio, y hasta los tres meses, el sujetador ortopédico y la prenda de presoterapia quedarán limitados a la noche.

Resultados del aumento de pecho con grasa

Los resultados de aumento de pecho con grasa son definitivos. Del total de grasa purificada que se infiltran, finalmente se revascularizará y sobrevivirá alrededor de un 70% (variable entre pacientes). Pasados los 6 meses, que ya se ha ido toda la inflamación, la grasa que quede, permanecerá ahí para siempre, y se comportará como si siempre hubiera estado ahí.

En las primeras semanas, el resultado dista mucho de ser el definitivo. La inflamación del pecho y de la zona donde se realizó la liposucción hace que las formas sean poco definidas.

Durante las semanas posteriores a la intervención, la inflamación irá cediendo y la piel retraerá a su nueva posición proporcionando un resultado natural y armónico. A partir de los tres meses, cuando la inflamación ha remitido,  podremos considerar el resultado como definitivo.

El volumen inyectado en el plano subcutáneo hace que la piel tenga un aspecto más joven, más turgente y de mejor calidad. Esto se notará sobre todo en pacientes fumadoras o que hayan recibido radioterapia.

Hay pacientes que pueden requerir repetir el procedimiento pasados al menos 6 meses, para conseguir un mayor volumen.

Pasados los primeros seis meses de la cirugía, deberás seguir con los controles ginecológicos propios de tu edad, aunque has de avisar a tu ginecólogo y a tu radiólogo de que te han realizado una inyección de grasa en las mamas. Es normal que después de un lipofilling de mamas se produzcan ciertas calcificaciones visibles en las mamografías. Aunque hoy en día los radiólogos están acostumbrados, y sabrán fácilmente distinguir una calcificación benigna postquirúrgica de una microcalcificación maligna, Es recomendable contar con un mamografía de control preoperatoria.

Como ves el lipofilling de senos o aumento de pecho con grasa es una opción para mujeres que quieren aumentar ligeramente su pecho, mejorar su forma o han sufrido algún tratamiento para el cáncer de mama sin necesidad de recurrir a implantes mamarios. Tiene además la ventaja que permite modelar otra parte del cuerpo de donde se extrae la grasa.

No es una operación para todas las mujeres ya que es necesario poder extraerles una cantidad mínima de grasa (no puede realizarse con grasa de otra persona), pero ofrece unos resultados muy naturales.

La intervención en la actualidad es muy habitual y el postoperatorio no es excesivamente doloroso ni complejo.

Si quieres mejorar la belleza de tus senos, llámanos al 622 665 559 y te informaremos de las posibilidades de aumento de pecho que podemos valorar para conseguir los mejores resultados en tu caso.

También puede interesarte leer:

Cuánto duran los implantes de senos. Cuándo tendré que cambiarlos

 

 

Dr. Joan San Miguel
Dr. Joan San Miguel