Bótox para las arrugas de la frente

Las arrugas de la frente están producidas por la contracción del músculo epicráneo, cuya función es levantar las cejas (y arrugar la frente).

Para la realización de una sesión de botox en la zona de la frente se procede a la aplicación de anestesia tópica (pomada) en los puntos de infiltración, y al cabo de unos minutos se aplica hielo para que la inyección no sea prácticamente perceptible.  Normalmente hay que actuar en 5 puntos cardinales, depositando el fármaco a nivel del músculo, un total de 50 UI. El resultado es perceptible pasadas 48-72 horas, hasta 5-6 meses después de la primera sesión.

Contacta con nosotros para más información