Bótox

La toxina botulínica es una molécula que consigue disminuir la contracción muscular, lo que a nivel estético significa una reducción de las arrugas de expresión. El mecanismo de acción de este fármaco se da a nivel de la unión neuro-muscular, es decir, donde el nervio motor contacta con el músculo para que éste se mueva. Para que el músculo se mueva, necesita que el nervio libere acetilcolina, la cual se enganchará en el receptor que el músculo tiene en su superfície. La toxina botulínica A impide que el nervio libere acetilcolina (uniéndose a la proteína SNAP-25, imprescindible para hacer que las vacuolas que contienen la acetilcolina se fusionen con la membrana plasmática y la liberen), lo que provoca una parálisis del mismo. El bótox hay que administrarlo de forma local, inyectado en el músculo concreto que interesa paralizar. Su efecto dura entre 5 y 6 meses. No obstante, se ha visto que tras 3-4 tandas de infiltración, puede causarse atrofia por desuso, lo que puede llevar en algunos casos a conseguir un efecto permanente.

 

Contacta con nosotros para más información